Ideas de salones en gris y beige

Gael Arroyo
Gael Arroyo

La decoración de interior abarca muchísimos frentes distintos, puesto que, a la hora de amueblar una estancia o una casa completa, vamos a necesitar tener en consideración el mobiliario principal, el mobiliario auxiliar, los textiles, los objetos de decoración y, sobre todo, la pintura de las paredes y el estilo de decoración que vamos a utilizar.

Es por este motivo que una de las decisiones más importantes también a la hora de organizar y unificar todas estas consideraciones es la de decantarnos por uno o varios colores que sean aquellos que van a convertirse en los protagonistas. Esto significa que, a menos que optemos por un estilo desenfrenado en el que no busquemos la armonía y homogeneidad y, para ello, utilizamos mobiliario de todo tipo de colores, siempre vamos a querer utilizar al menos dos o tres colores.

Para ello, a continuación, te ponemos el ejemplo de cómo combinar el beige y el gris para la decoración de un salón para que descubras cómo estos dos colores básicos y comodín pueden complementarse a la perfección y vestir una estancia de manera elegante, sobria y totalmente versátil con la que seguro que tendrás muchísimas opciones para crear un estilo propio y original.

Claves básicas para decorar salones en gris y beige

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de decorar cualquier salón es conocer bien el espacio y, sobre todo, conocer tus propios gustos para delimitar un estilo claro. Así, el gris y el beige son dos tonalidades perfectas que pueden ayudarte a crear una estancia envidiable sin la necesidad de tener que irte a colores demasiado estridentes ni tampoco aburridos.

Por ello, a continuación, te explicamos cómo decorar un salón en beige y gris para que entiendas algunos conceptos básicos de decoración de interior:

  • Aplica la regla del 60-30-10, de modo que escojas un color principal que será el que ocupe el 60%, el color complementario que abarcará el 30% de la estancia y otro de acento que corresponde al porcentaje del 10%. De esta forma, conseguirás crear un espacio estilizado, pero donde el equilibrio sea fundamental. Piensa que si escoges dos colores siempre tiene que haber uno que sea más protagonista que otro, pero, a la vez, es importante no abusar de este color si no quieres que la estancia se vea demasiado homogénea y sin carácter alguno.
  • Entiende bien el entorno, las formas de la habitación y el tipo de mobiliario que quieres adaptar. Esto te ayudará a entender desde el principio dónde van a ir estos colores, es decir, si estos van a aplicarse o bien en las paredes o bien en la decoración. Sea como sea, lo más habitual es que escojas un color para las paredes y contrastar el inmobiliario con el tono opuesto. También puedes combinarlo de una forma intermedia como, por ejemplo, te explicamos algunas ideas de decoración que mencionamos más adelante.
  • No te olvides del 10 % de acento, que hemos mencionado, puesto que este va a ser un elemento importantísimo para darle personalidad a la habitación. Una estancia que únicamente utilice dos colores y que apenas tenga ningún tipo de complemento decorativo y que pueda resaltar, llamar la atención o crear contraste va a ser una estancia bastante aburrida y, por lo tanto, nada estilosa. Con esto claro, trata de buscar toques de color diferentes como lo pueden ser el verde, natural, el rosa para los textiles, el azul en objetos de decoración, etcétera. 

Ideas para decorar un salón en beige y gris

Ahora que ya tenemos claro los conceptos más básicos de decoración para salones, lo siguiente será observar algunos buenos ejemplos de salones en gris y beige para poder entender cómo decorar este salón de la mejor forma posible. Para ello, puedes utilizar estas ideas como inspiración o directamente crear tus propias combinaciones, pero ten en cuenta las reglas que hemos mencionado para asegurarte de que le sacas el máximo partido posible al espacio. 

1 Decorar salón en tonos beige, gris y madera

Como ya bien sabes, los tonos amaderados son unos de los que más arrasan en muchísimas viviendas y es precisamente porque el color madera es una tonalidad que nunca pasa de moda y que está presente en tantos muebles que, en muchas ocasiones, es imposible escapar de ella.

Decorar el salón con tonos de madera no solo le aportará a tu estancia una luminosidad impresionante, sino que además creará un espacio extremadamente acogedor en el que sin duda podrás pasar la mayoría del tiempo sintiéndote cómodo y relajado. 

A esto hay que sumarle que el beige y el gris son dos colores que casan a la perfección con los tonos en madera, puesto que ambos son bastante suaves, mientras que la madera tiene muchísima más presencia, así que se crea una combinación muy potente sin perder en ningún momento la elegancia.

Algunas ideas sencillas son las de utilizar techos y pilares de madera natural, parquet de madera o muebles de madera natural en la tonalidad que tú prefieras y combinarlos con otros muebles en gris y en beige para crear un espacio sencillo pero con muchísima clase. 

2 Beige y gris para paredes y mobiliario

Una de las ideas de decoración más habituales es la de escoger dos colores, que en este caso van a ser el beige y el gris, y después aprender a dividirlos en el espacio. Para ello, la opción más común es la de utilizar una de estas tonalidades para la pared y la otra para el mobiliario. Lo que esta idea de decoración nos proporciona, es crear un espacio donde distribuir bien la función de cada uno de estos colores, de modo que sepamos con certeza de que van a crear una buena armonía.

De esa forma, si escoges pintar las paredes de beige y utilizar un mobiliario en tonalidades grises y otro color complementario vas a crear generalmente un espacio más bien frío y que tiende más hacia una decoración moderna. Por el contrario, si optas por unas paredes en gris y el mobiliario en colores beige, seguramente vayas a conseguir el efecto contrario y, por lo tanto, crearás un espacio algo más cálido y que tire más hacia una decoración tradicional con los tonos que pueden complementarse con la madera. 

De esta forma, si optas por la primera opción de decoración, puedes utilizar colores como el blanco o en negro para crear esta tonalidad complementaria que terminar de añadir con el mobiliario auxiliar u objetos de decoración en estos colores. Si, en su lugar, vas a escoger el beige como color predominante, siempre te queda la opción de optar por tonos como, por ejemplo, el blanco, el rosa o el marrón para llenar el espacio con una decoración que tire hacia lo natural.

3 Decoración natural con gris, beige y verdes

Esta otra idea de decoración para salones en gris y beige es perfecta si eres un amante de la naturaleza y de las plantas, puesto que te proponemos que optes por una decoración muy natural y ecológica con la que podrás tener un salón especialmente bonito. Si hablamos de decantarnos por tonalidades grises y beiges, de la forma que a ti más conveniente te parezcan en tu salón, puedes rellenar los huecos con el color complementario en verde. 

Para ello, puedes escoger algún que otro mobiliario que cuente con un verde envejecido o un verde pistacho pálido, de forma que ayudes a crear este tercer color para adecuar mejor el ambiente. Además, lo que vamos a necesitar utilizar para terminar de crear este look de salón tan natural es el verde de la naturaleza.

Con esto nos referimos a que una buena forma de decorar estos dos tonos tan comodín básicos es el de aportar color a través de las plantas. De tal manera, puedes llenar la estancia de plantas de interior que le aportarán ese toque verde tan impresionante al salón comedor y también de distintos jarrones decorativos con flores, tanto vivas como secas, puesto que así también tendrás distintos toques de colores en amarillo, rojo, rosa o azul, que te ayudarán a crear un espacio muy completo. 

4 Azul como complementario del beige y gris

Otro color que tiene personalidad propia y que puede aportar muchísimo carácter a la estancia es sin duda alguna el azul. Hablamos de un color muy señorial y con muchísima presencia, por lo que, si quieres crear un espacio que tire más hacia los tonos fríos para alejarte así de la idea anterior con el verde, puedes optar precisamente por el color opuesto.

Un salón pintado con paredes en beige con mobiliario en gris y azul va a ser extremadamente atractivo, puesto que hablamos de un estilo decorativo que puede tirar mucho más hacia lo moderno, aunque no por ello tienes que prescindir de las decoraciones más clásicas. 

La mejor forma de integrar el azul, el gris y beige es la de reservar precisamente esta tonalidad azulada para los textiles y algún que otro mueble en concreto. Por ejemplo, hablamos de que puedes tener el mobiliario en beige y grises, pero utilizar una mesa, un sillón, las cortinas alfombra en azules, de modo que ayudes a utilizar este color de acento de una forma que le otorgue a la estancia una presencia arrolladora.

La tonalidad del azul también va a ser muy importante sobre todo si las relaciones con el resto de colores escogidos. Para un salón que sea beige y gris, que son dos colores bastante pálidos, quedará muchísimo mejor utilizar un azul fuerte, da igual que sea más claro u oscuro, pero que no sea en absoluto apagado, ya que será este el que cree el contraste principal en el salón. 

5 Decoración auxiliar para salones beige y grises

Ahora que ya has entendido algunas de las bases para decorar salones con gris y beige, lo siguiente será hablar del mobiliario auxiliar, de los complementos y de la decoración que va a resultar tan importante. Aunque ya hemos estado dando algunas pistas y claves en los puntos anteriores, no está de más que dediquemos un apartado específico para hablar de cómo utilizar la iluminación, los textiles y la naturaleza para decorar un salón con beiges y grises.

Iluminación para salón en gris y beige 

A la hora de mencionar la iluminación, lo primero que vamos a determinar es cuánta de esta es natural y cuánta artificial. Para ello, la posición de las ventanas puede ayudarnos mucho también a escoger la decoración de colores beige y gris, puesto que, dependiendo de si quieres darle a la estancia un tono más luminoso o apagado tendrá, más sentido que con lo que es muebles grises o beiges respectivamente.

Para ello, también los grupos de luz artificial van a ser muy importantes, ya que puedes utilizar lámparas de pie, de techo o auxiliares en la mesita de centro para crear distintos puntos de luz que le otorguen más armonía a la estancia.

Textiles para comedor en grises y beiges

Además de esto, los textiles, como bien sabes, son quizás el elemento más importante a considerar para utilizar los colores de acento. Para ello, hablamos tanto de tapices, alfombras, cestas y cajas, mantas, almohadones, cortinas y otros elementos similares que van a repartirse por la estancia y crear un equilibrio de colores. 

Nuestra recomendación es que sean precisamente estos textiles los que se distingan del beige y el gris, por lo tanto, que sean negros, rosas, azules, verdes, naranja, marrones y así conseguirás aportar vivacidad a tu salón. 

Finalmente, no puedes olvidarte de otros elementos decorativos, como, por ejemplo, los jarrones, las flores, los espejos, los libros, las estanterías, los relojes, las chimeneas, las velas, los cuadros y otros elementos decorativos similares que son los que van a crear un lugar con matices cálidos y densos o, por el contrario, un espacio muchísimo más abierto y vacío, todo ello en función del estilo que busques, ya sea este más liviano y minimalista u otro más recargado. 

Con todo ello, conseguirás dominar las claves para decorar el salón en gris y en beige, utilizando estos pequeños puntos de color y texturas complementarios con los que darle personalidad absoluta a tu salón comedor.