¿Cómo poner una alfombra en el salón? Ideas prácticas

Gael Arroyo
Gael Arroyo

La decoración en el salón es lo que marca la diferencia y, sobre todo, lo que establece el tipo de estilo y de mensaje que quieres transmitir. Uno de los complementos más tradicionales que se ha utilizado para decorar el salón son las alfombras, las cuales pueden ayudar a transformar por completo una estancia. Elementos muy versátiles que ayudan no solo a dotar al salón de mayor calidez y a mejorar la acústica del ambiente, sino que estos también aportan color y texturas.

Sin embargo, escoger la alfombra adecuada para nuestro estilo de salón y saber cómo colocarla con gusto y estilo puede ser un desafío. A la hora de comprar una buena alfombra tenemos que fijarnos en los materiales, en los colores, en su geometría, en su tamaño y, sobre todo, tener bien claro dónde vamos a colocarla.

Si las alfombras te parecen un complemento bonito, pero no tienes demasiado claro cómo colocar la alfombra en el salón, te lo contamos a continuación. Te traemos algunas buenas ideas para decorar el salón con alfombras para que descubras cómo combinar sus estampados, en qué posiciones colocarlas y otros trucos para decorar con alfombras que seguro que te encantarán. 

1 Distintas alfombras juntas

Comenzamos por una idea espectacular y que en muchas ocasiones pasa desapercibida. Sobre todo si quieres un estilo muy colorido, muy juvenil, muy moderno o incluso si te gusta combinar todo tipo de estilos, colores y texturas en una misma estancia, esta idea es perfecta para tu. Para ello, lo que vamos a hacer va a ser utilizar alfombras diferentes, como vemos en la fotografía, dentro de un mismo entorno.

Lo más importante en este caso va a ser utilizar alfombras de colores, geometrías, patrones y estilos distintos, precisamente para crear un contraste que nos ayude a que cada alfombra tenga su protagonismo. En este caso, observamos que se ha utilizado una alfombra rectangular de triángulos blancos, negros y grises con una alfombra más tradicional con colores granates, negros y rojos.

En general, y como hemos dicho, este estilo funciona muy bien en esta estancia, puesto que tenemos una decoración multicolor. El resto de textiles que se han utilizado en los cojines, sobre todo, y en las láminas decorativas, jarrones, macetas, etcétera, también son muy variados; y es precisamente por esto que este estilo funciona tan bien en estancias como esta. Si quieres darle carácter y personalidad a tu comedor, prueba esta idea. 

2 Colocar alfombra en el espacio entre muebles

En el espectro opuesto del ejemplo que acabamos de comentar, tenemos, en este caso, un salón comedor con un estilo muchísimo más nórdico, moderno y limpio.  En este otro ejemplo, la decoración es muy minimalista, puesto que, como observamos, aquí apenas tenemos los muebles necesarios para el correcto funcionamiento.

Con una decoración más bien escasa, hace falta algún tipo de complemento o tejido que nos ayude a equilibrar la balanza. Es por este motivo que se ha utilizado una alfombra texturizada que complementa la perfección con el resto de elementos. Con una mezcla de colores blancos, beiges y azules vemos que toda la estancia queda completamente unificada y homogeneizada con la utilización de esta alfombra.

Aquí, la alfombra no solo llena el espacio, sino que además unifica todos los colores. Respecto a la colocación, a diferencia de lo que hemos visto en el caso anterior y lo que vamos a ver en los siguientes, aquí se ha colocado la alfombra justo en el espacio que queda entre los muebles. De esta forma, la alfombra cubre realmente el pasillo para pasar de la zona de descanso entre los sofás y la televisión hasta el comedor. 

3 Utiliza alfombras para separar ambientes

Continuamos con otra buena propuesta que nos lleva a utilizar las alfombras inteligentemente para crear distintos espacios dentro de una misma estancia. Si tienes una habitación amplia y rectangular y quieres dividirla en salón comedor, por ejemplo, puedes hacer uso de distintas alfombras Así, lograrás generar la sensación de que realmente estamos ante dos espacios diferenciados.

Como apreciamos en esta fotografía, aquí se ha optado mantener una unidad cromática con todos los colores, donde sobre todo predominan los beiges, grises y marrones. De esta manera, también se han utilizado dos alfombras que, aunque utilizan materiales diferentes, tienen un color muy similar. De este modo, pese a que vamos a distinguir la estancia en dos partes diferenciadas por las alfombras, gracias a este detalle conseguimos que se mantenga en todo momento el mismo estilo.

El resultado, como podemos observar, es un salón comedor muy diáfano, cómodo y coherente en el cual todos los elementos están en su lugar. Aquí, además, las alfombras son pequeños cuadrados que ayudan a unificar los ambientes y que se utilizan de forma céntrica para conectar todos los elementos a los que rodean.

4 Poner la alfombra en el cuadrado del sofá

Continuamos con otra buena idea y que suele ser una de las más populares. Aquí lo que se ha hecho es simplemente utilizar una alfombra cuadrada o rectangular y colocarla en el espacio que queda entre los sofás, sillones y televisor. Este suele ser uno de los métodos más tradicionales para poner una alfombra en el salón.

El principal objetivo de la colocación de esta alfombra es, sobre todo, que el espacio resulte acogedor. Asimismo, este estilo también puede servir la función de ayudar a conectar todos los elementos que encontramos en este pequeño cuadrado. Sobre todo si nos fijamos en los colores, las texturas y el estilo, vemos que se ha creado un ambiente a tres colores donde principalmente destaca el uso del blanco, el beige y el marrón.

No solo esto, sino que si tenemos un comedor que utiliza materiales naturales, como pasa aquí, podemos utilizar precisamente el mimbre, el ratán, la madera, el ladrillo y la piedra para crear un salón muy natural. De esta forma, todo el espacio queda bien conectado y, aunque tenemos un salón a tres colores con distintas tonalidades de acento, en general, el contraste es muy positivo y eficaz. 

5 Alfombra rectangular para todo el salón

Si todavía no has encontrado la idea que quieres para poner una alfombra en el salón con estilo, aquí te traemos otra propuesta. En lugar de utilizar varias alfombras conectadas o distribuir el espacio mediante las alfombras, siempre puedes generar el efecto contrario. Lo que tenemos en este caso es un salón con un suelo de madera oscuro que se ha decidido contrastar con una alfombra amplísima en un tono crema.

La idea en este caso es precisamente la opuesta que hemos visto hasta ahora, y es la de amueblar todo el salón para crear un efecto moqueta. Así, en este caso se ha utilizado una alfombra rectangular amplia de un material bastante fino y que tiene la misma tonalidad que la mayoría de elementos decorativos de la estancia. Complementando la perfección con las estanterías, las paredes y otros muebles auxiliares, la alfombra encaja como un guante.

Sin embargo, si vamos a realizar este tipo de acción decorativa y queremos poner una alfombra en el salón que sea tan larga y ancha como esta, necesitamos contrastes. Por este motivo, apreciamos que el suelo original de madera tiene una tonalidad más oscura y que también los dos sofás en un tono marrón oscuro que tira hacia el negro nos ayudan a evitar que la estancia quede excesivamente pálida y homogénea. 

En relación con lo que acabamos de comentar, el suelo de nuestro salón va a ser clave si queremos utilizar alfombras. Por ello, a la hora de escoger el mejor revestimiento de suelo, el parque o el suelo vinílico puedes acudir Briconeo.es, ya que aquí encontrarás las mejores soluciones de suelo y también podrás acceder a un catálogo de alfombras baratas y de excelente calidad para crear las mejores combinaciones para tu salón. 

6 Decora y unifica con varias alfombras

La última de nuestras ideas para utilizar una alfombra en el salón con estilo es esta que proponemos aquí. En este último ejemplo traemos una decoración muy natural donde, sobre todo, se han utilizado alfombras de materiales naturales que ayudan a conjuntar todo el espacio. Y es que esta puede ser otra buena forma para unificar todo el salón si queremos que tenga una estética muy concreta.

Aquí se ha utilizado sobre todo un estilo muy boho, donde el mimbre, el ratán, la madera natural e incluso las plantas nos ayudan a generar un espacio muy ecológico y orgánico. Para ello, vemos que principalmente se ha basado la decoración en estos tonos, madera y beiges y para ello todos los elementos conjuntan entre sí.

Como ya hemos mencionado, el contraste es importante y por eso, aunque aquí se ha mantenido una estética muy homogénea y, sobre todo, que se basa en tonos cálidos, necesitamos colores de acento. Los verdes naranjas, blancos y grises de los cojines de las plantas y de los objetos decorativos funcionan muy bien para crear zonas y puntos de color en la estancia que ayuden a evitar que se sienta demasiado estática.